Propiedades del Aceite de Ricino o Castor Bio

Aceite de Ricino o Castor Bio Karitene

Ricinus Communis

Origen: India

Método de obtención: prensado en frío de las semillas

Propiedades del aceite de ricino o castor – Beneficios generales y origen

El ricino es un arbusto originario del cuerno de África (Abisinia) que actualmente es cultivado en casi todas las zonas cálidas del planeta. Tiene un tallo grueso, leñoso y hueco que puede tomar un color púrpura oscuro. Sus hojas son muy grandes y de forma palmeada, con 5 a 9 lóbulos. Sus flores se disponen en grandes inflorescencias y sus frutos tienen forma de globo y están cubiertos de púas. Sus semillas son grandes, jaspeadas y de superficie lisa.

El aceite de ricino, o aceite de castor, se obtiene mediante prensado en frío de las semillas de la planta de ricino. Tiene textura espesa, un aroma ligero no muy agradable y su absorción es lenta. Actúa como barrera protectora de la piel.

Su elevado contenido en ácidos grasos, en particular ácido ricinoleico, confiere al aceite de ricino propiedades hidratantes, antiinflamatorias y analgésicas.

También tiene un alto contenido en vitaminas que ayudan a fortalecer las uñas evitando que se rompan (basta con aplicar una gota sobre las uñas y masajear).

En masajes, el aceite de ricino deja la piel suave y sedosa. También se utiliza como antiinflamatorio (tratamientos contra la artritis), como descontracturante y para estimular la circulación linfática.

Propiedades del aceite de ricino para la piel

El aceite de ricino está indicado para todo tipo de pieles y, en particular, para pieles grasas y pieles propensas al acné.

Su alto contenido en ácido ricinoleico hace que el aceite de ricino sea un excelente emoliente que hidrata la piel en profundidad. Por este motivo, es un ingrediente frecuente en cremas hidratantes y labiales.

Por su alto contenido en ácidos grasos y antioxidantes el aceite de ricino ayuda a combatir los radicales libres favoreciendo la producción y síntesis de colágeno y elastina, retarda la aparición de síntomas del envejecimiento de la piel como son las arrugas y las líneas de expresión y atenúa sus efectos (para la cara 2-3 gotas son suficientes).

El aceite de ricino tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y fungicidas por lo que es útil para tratar el acné, dermatitis, eccemas y hongos (uñas, pie de atleta, etc).

Por sus propiedades antiinflamatorias se usa en el contorno de ojos para reducir las bolsas y las ojeras. Para ello basta con aplicar una gota de aceite de ricino sobre las bolsas de los ojos y ojeras (se puede hacer con un algodón), masajeando a continuación.

Propiedades del aceite de ricino para el cabello

El aceite de ricino hidrata y nutre el cabello, estimula su crecimiento, retrasa la aparición de canas y ayuda a combatir la caspa (se puede practicar un masaje con unas gotas o añadirlas al champú habitual).

También es un excelente acondicionador que aporta brillo y fuerza al cabello.

Aplicado a las cejas y pestañas varias veces al día, bien en la máscara o bien sobre el pincel, el aceite de ricino hace que éstas cobren fuerza y luzcan más densas y pobladas.

Índice de comedogenicidad del aceite de ricino

*posibilidad de provocar brotes de acné: 1 (0-5)

Contraindicaciones del aceite de ricino

El aceite de ricino puede ser utilizado directamente sobre la piel, incluida la del rostro. No es irritante ni sensibilizante. Sin embargo, NO es aconsejable su uso durante el embarazo, la lactancia o la menstruación. Si durante su uso se observara algún síntoma o reacción extraña se aconseja dejar de utilizarlo y consultar con un médico.

INCI: Ricinus Communis (Castor) Seed Oil

Composición del aceite de ricino

Ácido ricinoleico (Omega 9) 85%-95%, ácido oleico (Omega 9) 2%-6%, ácido linoleico (Omega 6) 1%-5%, ácido linolénico (Omega 3) < 1%, ácido palmítico < 1%, ácido esteárico < 1%

Dónde comprar aceite de ricino:

En este enlace puedes comprar aceite de ricino o castor bio… entra en la tienda online de Karitene

Antes de utilizar cualquier aceite sobre la piel, se aconseja hacer una prueba de tolerancia a él aplicando una pequeña cantidad (1 gota) en una zona de piel pequeña y que no esté a la vista. Si se observara algún tipo de reacción adversa se aconseja consultar con su médico antes de seguir utilizándolo.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest