Manteca de Karité para la cara y el cuerpo

Manteca de karite bio pura sin refinar

Qué es la manteca de karité – Para qué sirve el karité

La manteca o crema de karité es una grasa vegetal muy versátil, extraída de las semillas de las nueces de karité, que provienen de los árboles de karité cuyo nombre científico es Vitellaria Paradoxa.

El árbol de karité crece de forma espontánea sobre una zona muy amplia de África Central, a la que suele llamarse “Zona del Karité” (Senegal, Gambia, Mali, Burkina Faso, Níger, Ghana, Costa de Marfil, Benin, Togo, Nigeria, Gabón, Alto Volta y Sudán) y recibe diversos nombres: Karité, Shea, Malinké, etc. Por su parte, la manteca de karité, en otros idiomas, recibe nombres como shea butter, beurre de karité, karité butter, burro di karité, manteiga de karité, etc.

Durante muchos años la manteca o crema de karité se ha utilizado en el África subsahariana con fines principalmente medicinales y culinarios. De hecho, se utiliza como sustituto de la manteca de cacao en la fabricación de chocolates e igualmente como ingrediente de excelente calidad en la industria cosmética. En particular, es muy apreciada en la cosmética natural para la elaboración de productos cosméticos naturales, biológicos y orgánicos.

Propiedades y composición química de la manteca de karité

Como grasa o aceite vegetal, la manteca de karité pura contiene un 90% o más de triglicéridos y una fracción menor insaponificable. 

Los triglicéridos son responsables de las propiedades emolientes del aceite de karité, mientras que la fracción insaponificable contiene las sustancias bioactivas que incluyen hidrocarburos, tocoferoles, esteroles y alcoholes y, por lo tanto, responsables de las propiedades medicinales de la manteca o mantequilla pura de karité (Esuoso et al., 2000).

Karite producto natural sin refinar

Usos de la manteca de karité

El karité puro ha sido utilizado por curanderos y médicos locales de África para tratar afecciones de las articulaciones como el reumatismo, edemas o inflamación de las fosas nasales, congestión nasal, enfermedades inmunológicas como la lepra, alérgicas como la tos, y traumáticas como dislocación ósea menor (Tella, 1979; Badifu, 1989; Goreja, 2004; Olaniyan, 2007).

La manteca de karité no refinada, por sus magníficos beneficios en la cicatrización de la piel tanto de la cara como del cuerpo, se ha utilizado en África para acelerar la curación después de la circuncisión, así como para atenuar las marcas de las cicatrices y para prevenir las estrías durante el embarazo (Goreja, 2004).

La manteca de karité también se utiliza para dar masajes a los bebés recién nacidos, por su acción hidratante y emoliente en una piel tan delicada, evitando la aparición de irritaciones, rozaduras y posterior dermatitis.

Además, se utiliza como repelente de insectos proporcionando protección contra la infección por Simulium (Goreja, 2004).

Beneficios de la manteca de karité

La manteca de karité natural o sin refinar (bio, por supuesto) tiene un componente graso insaponificable con actividad emoliente e hidratante para la piel, los labios, el cabello y el cuero cabelludo. De hecho, es fácil encontrar la manteca de karité como ingrediente activo en los humectantes (Kraft et al., 2005).

Debido a sus características semisólidas y a su consistencia de mantequilla, la manteca de karité se utiliza con frecuencia como potente emoliente y humectante, sin necesidad de un procesamiento adicional. De hecho, es una de las mejores cremas hidratantes incluso para pieles grasas.

La manteca de karité fraccionada, especialmente la fracción de oleína, se utiliza con profusión en cremas y otros productos basados ​​en surfactantes como, por ejemplo, productos de baño y champús con la finalidad de proporcionar a la piel, al pelo y al cuero cabelludo una hidratación adicional y duradera y, al mismo tiempo, proporcionarles agentes antioxidantes (Alander, 2004; Rogers et al., 2007).

Efecto antiarrugas / antienvejecimiento de la piel

Debido a su actividad inhibitoria de enzimas degradadoras de proteínas (llamadas proteasas) la manteca de karité preserva el colágeno y la elastina, principales componentes estructurales de la piel.

La α-amirina y el lupeol, son componentes que hacen que la manteca de karité no refinada mantenga la estabilidad de la piel, así como su flexibilidad y elasticidad.

Los triterpenos, también encontrados en la fracción insaponificable de la manteca de karité natural, contribuyen a la inactivación de proteasas como la metaloproteasa (por ejemplo, colagenasa) así como la serina proteasa (por ejemplo, elastasa) (Alander, 2004). Dichas proteasas son altamente perjudiciales para la piel y responsables, en parte, de su envejecimiento prematuro.

En definitiva, se puede decir que la manteca o aceite de karité es la mejor crema natural antiedad y antiarrugas… así como el mejor tratamiento facial natural. Es decir que la manteca, crema o aceite de karité es una grasa vegetal natural que es ideal (y económica) para luchar contra las arrugas, patas de gallo, estrías, étc.

Karitene 100%natural Bio sin refinar

Protección solar para la piel de la cara y el cuerpo

Las pantallas o filtros solares tienen la capacidad de disminuir la cantidad de radiación ultravioleta (UV) que llega a la piel, así como prevenir el eritema o reducir el riesgo adicional de cáncer de piel inducido por el sol (protegen de los rayos UBV). 

Los alcoholes triterpénicos (principales componentes bioactivos de la fracción insaponificable de la manteca natural de karité) se adhieren a las pantallas o filtros solares, proporcionando una protección solar sinérgica, aumentando la absorbancia de la radiación UBV de alta longitud de onda (250-300), la cual es la causa principal de la fotocarcinogénesis (cáncer provocado por la radiación solar).

Además, tiene la capacidad de evitar daños en la piel como la sequedad extrema o quemaduras de primer o segundo grado como consecuencia de una exposición solar prolongada.

Efectos antiinflamatorios

Los usos tradicionales de la manteca de karité en la medicina popular africana se han atribuido en gran medida a sus propiedades antiinflamatorias, que pueden estar relacionadas con la acción de su fracción insaponificable, especialmente de los alcoholes triterpénicos y los fitoesteroles. 

Por otro lado, las amirinas que contiene son los principales triterpenos que han mostrado una inhibición y disminución significativa del edema o inflamación (Pedernera et al., 2010).

Por ello, la manteca de karité se usa en afecciones traumáticas para realizar masajes, debido a que sus componentes rápidamente absorbibles son capaces de disminuir el dolor al descomprimir los tejidos por su acción inhibitoria de la inflamación.

Alivio de la hipersensibilidad – Alergias

Wiedner (2008) en sus estudios encontró que la manteca de karité se compone, en al menos un 5%, de los siguientes triterpenos: butyrospermol, lupeol, parkeol, germanicol, dammaradienol, 24-metileno-dammarenol, y α, y β-amirinas.

Estos componentes modulan de manera efectiva la hipersensibilidad, suprimiendo las reacciones alérgicas mediadas por inmunoglobulina E (IgE) y las reacciones autoinmunes en el cuerpo.

Cómo usar o cómo aplicar la manteca de karité

Si quieres saber cómo utilizar la manteca de karité, es algo tan sencillo como aplicar una pequeña cantidad en la palma de la mano y frotar ligeramente con la otra. La crema de karité se irá derritiendo con la temperatura de las manos y posteriormente puedes aplicarla en la parte de la cara o del cuerpo que quieras… e incluso en el pelo (para ello el cabello deberá estar humedecido previamente). Sencillo, no?.

Dónde comprar la mejor manteca de karité y qué precio tiene

En este enlace puedes acceder a nuestra tienda online donde encontrarás la mejor manteca de karité.

Síguenos en Facebook aquí

Referencias Bibliográficas

1.  Hee Seung Nahm. Quality Characteristics of West African Shea Butter (Vitellaria paradoxa) and Approaches to Extend Shelf-life.  A thesis submitted to the Graduate School-New Brunswick Rutgers, The State University of New Jersey. May 2011. Master of Science.

2. Maranz S.; Wiesman Z.; Garti N. 2003b. Phenolic Constituents of Shea (Vitellaria paradoxa) Kernels. J. Agric. Food Chem. 51: 6268-6273.

3. M. V. Ruiz Méndez, J. Huesa Lope. La manteca de karité. Instituto de la Grasa y sus Derivados. C.S.I.C. Vol. 42 Fase. 2 (1991). 151-154. 4. Olaniyan A.M., Oje K. 2007. Quality Characteristics of Shea Butter Recovered from Shea Kernel through Dry Extraction Process. J. Food Sci Technol. 44: 404-407.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest