Manteca de Karité para problemas y enfermedades de la piel

Manteca de karite bio pura sin refinar

Desde la antigüedad hasta nuestros tiempos las sucesivas civilizaciones han utilizado y utilizan productos minerales para el cuidado de la piel, así como para mejorar su aspecto. Dichos productos minerales han tenido orígenes diversos y fundamentalmente han procedido del mundo animal, del mundo vegetal y, con las actuales innovaciones técnicas, de la síntesis química.

La Organización Mundial de la Salud define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. El alcance del mencionado “estado completo de bienestar” incluye también el cuidado del aspecto externo del cuerpo… Y aquí es donde empieza la importancia del cuidado y del aspecto externo de la piel para la salud.

La piel, además de ser el órgano más grande o extenso del cuerpo humano, es la frontera que separa nuestro cuerpo de todo cuanto nos rodea. Su elevada enervación la convierte en un órgano sensorial en el que se reflejan los sentimientos, las emociones y el estado de salud.

El envejecimiento de la piel «se ve» y, por ello, tiene una importancia social que no tiene el envejecimiento de cualquier órgano interno. Por tanto, la preocupación por el envejecimiento cutáneo es diametralmente distinta a la que genera el envejecimiento general del organismo.

El envejecimiento se define como el acúmulo de daños moleculares producidos con el tiempo por las especies reactivas de oxígeno conocidas como ROS (iones, radicales libres y peróxidos).

Por un lado, existe un envejecimiento natural, también llamado cronológico, que se da con el paso del tiempo y es producto del propio estrés oxidativo celular del organismo.

Y por otro lado está el envejecimiento acelerado provocado por diversos factores ambientales (radiación UV, campos electromagnéticos, productos químicos, climatología). En ambos casos se producen las ROS que dañan los telómeros de ADN, enzimas y membranas celulares.

Estas y otras consideraciones son fundamentales para entender el presente y el futuro de los productos de belleza, en general, y de los productos para el cuidado de la piel, en particular. Ya no basta con tener buen aspecto, sino que es de suma importancia retrasar el envejecimiento y evitar la aparición de enfermedades.

En este contexto, un producto que contribuye de manera excepcional al cuidado de nuestro aspecto externo como consecuencia de los múltiples beneficios que tiene para el estado general de la piel es la manteca de karité natural, pura y sin refinar.

La manteca de karité no refinada, además, es capaz de tratar las irritaciones leves de la piel y actuar como agente hidratante por sus propiedades emolientes y suavizantes. De hecho, se emplea como tratamiento tópico para eczemas, manchas, arrugas, quemaduras solares (no graves) y picaduras de insectos.

Beneficios de la manteca de karité para las pieles sensibles y secas

Gracias a sus propiedades altamente emolientes y nutritivas, la manteca de karité no refinada es fantástica para el cuidado de las pieles más secas y desnutridas en épocas de calor, así como para todo tipo de pieles en invierno.

La manteca de karité natural es muy rica en ácido oleico y ácido linolénico y contiene una fracción insaponificable. Su composición le otorga un gran poder hidratante que tiene grandes beneficios para todo tipo de pieles y, en particular, para las pieles secas y sensibles.

La manteca de karité pura y sin refinar actúa recubriendo la piel con una película invisible que evita su deshidratación y la protege de las agresiones externas provenientes del sol, del viento o de los cambios bruscos de temperatura. Por otra parte, es muy eficaz en la regeneración de los tejidos y alivia los síntomas de las pieles deterioradas e irritadas.

Otro beneficio importante de la manteca de karité es que contiene antioxidantes naturales (como los tocoferoles y las catequizas) y otros compuestos que reducen la inflamación de la piel.

Beneficios de la manteca de karité para la dermatitis atópica, psoriasis e ictiosis

La manteca de karité pura es un reconocido agente humectante / emoliente.

Un humectante o emoliente es un producto de aplicación tópica usado para la prevención y el tratamiento de la sequedad de la piel e igualmente como terapia adyuvante en diversas enfermedades cutáneas como la dermatitis atópica.

La xerosis (sequedad) y la dermatitis atópica son afecciones crónicas de la piel, que se producen en niños y adultos, que pueden provocar descamación y picazón.

Los factores de riesgo para la xerosis incluyen la luz solar, la fricción, la baja humedad y el uso de jabones. La xerosis también es un síntoma de afecciones cutáneas como la psoriasis, la dermatitis y la ictiosis. La dermatitis atópica tiene una patogénesis compleja, pero existe una mayor evidencia de que una barrera cutánea genéticamente alterada desempeña un papel principal en su desarrollo.

El eccema es una afección dermatológica frecuente que se caracteriza por inflamación que produce eritema, descamación, induración y liquenificación.

En lo que se refiere al uso de la manteca de karité para tratar afecciones cutáneas, lo más importante es que la restauración de la barrera cutánea representa la base del tratamiento de problemas como la dermatitis atópica… y aquí es donde juega un papel fundamental el uso de humectantes / emolientes para devolver a la piel su equilibrio, algo que ha sido recomendado por especialistas a nivel internacional.

Por otra parte, las cremas hidratantes que incluyen manteca de karité natural en su composición parecen ser más efectivas para proteger la piel contra la irritación, eritema, descamación, aspereza, sequedad, liquenificación y picazón, así como para mejorar su apariencia en general, gracias a la presencia de diferentes elementos activos que pueden ejercer un efecto sinérgico.

De hecho, los emolientes del karité puro juegan un papel clave en el tratamiento de la xerosis y de la dermatitis atópica leve a moderada porque ayudan a restaurar y mantener la función de barrera cutánea, lo que refuerza la tesis de que los emolientes tópicos constituyen un tratamiento de primera línea en esas condiciones.

Uso de la manteca de karité como protector solar

La manteca de karité también protege de forma natural contra la radiación ultravioleta.

Debido a su elevado contenido en ésteres del ácido cinámico, el karité actúa eficazmente como pantalla o filtro de los rayos ultravioleta de longitud de onda 296 – 300 nm, que son los más activos en el desarrollo de eritemas solares.

Propiedades cicatrizantes de la manteca de karité

Una de sus propiedades más desatacadas y la más característica es su completa y potente acción cicatrizante. Con la aplicación de la manteca de karité sobre las cicatrices se han obtenido resultados más rápidos que los conseguidos hasta el momento con la utilización de pomadas corticoides grasas. Además, atenúa las marcas dejadas por las cicatrices.

Efectos rejuvenecedores o anti-edad de la manteca de karité

El karité puro tiene, además, efectos preventivos contra el envejecimiento de la piel, mejorando su tono y su elasticidad. De hecho, atenúa las arrugas y las estrías y retarda su aparición. También suaviza el tono de las manchas de la piel provocadas por la edad y por la exposición al sol logrando, incluso, su desaparición.

Por todo ello, se trata de un excelente producto natural anti-edad con “efecto rejuvenecimiento”.

En resumen, la manteca de karité natural:

  • Se emplea como emoliente para tratar la piel irritada (ligera o moderadamente).
  • Ayuda a restaurar la barrera cutánea lo que contribuye al tratamiento de problemas como la xerosis, dermatitis atópica, psoriasis e ictiosis.
  • Proporciona a la piel protección y una mejor recuperación antes y/o después de la exposición solar.
  • Ayuda en el proceso de cicatrización de las heridas (heridas no abiertas) y atenúa las marcas que dejan las cicatrices.
  • Atenúa las arrugas y estrías y retarda su aparición.
  • Suaviza el tono de las manchas de la piel logrando, incluso, su desaparición.
  • Es usada cómo coadyuvante y agente hidratante para la realización de jabones, cremas, lociones, y hasta ungüento para masajes, entre otros.

Dónde comprar la mejor manteca de karité y qué precio tiene

En este enlace puedes acceder a nuestra tienda online donde encontrarás la mejor manteca de karité.

Síguenos en Facebook aquí

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.  Hee Seung Nahm. Quality Characteristics of West African Shea Butter (Vitellaria paradoxa) and Approaches to Extend Shelf-life.  A thesis submitted to the Graduate School-New Brunswick Rutgers, The State University of New Jersey. May 2011. Master of Science.

2. Maranz S.; Wiesman Z.; Garti N. 2003b. Phenolic Constituents of Shea (Vitellaria paradoxa) Kernels. J. Agric. Food Chem. 51: 6268-6273.

3. M. V. Ruiz Méndez, J. Huesa Lope. La manteca de karité. Instituto de la Grasa y sus Derivados. C.S.I.C. Vol. 42 Fase. 2 (1991). 151-154.

4. Olaniyan A.M., Oje K. 2007. Quality Characteristics of Shea Butter Recovered from Shea Kernel through Dry Extraction Process. J. Food Sci Technol. 44: 404-407. 5. Zhang J, et al. Triterpene glycosides and other polar constituents of shea (Vitellaria paradoxa) kernels and their bioactivities. Phytochemistry. 2014 Dec. 108:157-70.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
error: Contenido protegido